Mancera mece la cuna

Luego de ser ninguneado para la candidatura presidencial del ahora llamado Por México, al Frente, Miguel Ángel Mancera está más fuerte que nunca en la CDMX. El costo que el PRD tendrá que pagar por obligarlo a bajarse del carro es dejar que él ponga a quien le dé su real gana como aspirante a sucederlo en la capital. Pero no sólo eso, a Mancera le respetaron sus posiciones en la dirigencia nacional del sol azteca —incluso se las mejoraron—, pues tenía allí a su aliada Alejandra Barrales; hoy tiene a su incondicional Manuel Granados. Su hoy exconsejero legal dará seguimiento a los acuerdos con el Frente, que incluyen varias curules locales, nacionales y hasta alcaldías. Mancera puso a correr en la CDMX a Barrales, a Salomón Chertorivski y a Armando Ahued para tener margen de maniobra en tanto se concretan los acuerdos producto de la coalición que se firmará. Para la mayoría de las tribus del PRD —no todas, está claro—, la favorita es Alejandra, pues la consi […]

Leer la columna completa

Deje un Comentario

Los influyentes