Rayando en la locura

Cuando asumió la candidatura de su partido y declaró que sería un Presidente terco y necio, hasta “rayar en la locura”, todo el mundo pensó que “ya saben quién” lo decía en sentido figurado. Pero, fiel a su costumbre, cuando va arriba en las encuestas, hace algo para bajar, lo cual refuerza lo que en entrevista dijo René Bejarano: “A veces Andrés juega a perder… no siempre quiere ganar”. Y es que ahora que está en lo más alto, el líder de Morena ficha a media “mafia del poder”, olvidando sus propias palabras de que en su partido no caben los corruptos y que siempre irían solos. No sólo se alió con el PT —es entendible que se junte con ese partido paria—, sino con los mochos del PES, que el martes lo ungieron no en su candidato, sino en su líder y pastor que los llevará al reino de Dios. Y el ungido gritó a los cuatro vientos que “Cristo es amor”; incluso propuso la elaboración de una Constitución Moral, a la par de la Constitución Política de Méxi […]

Leer la columna completa

Deje un Comentario

Los influyentes